Caritas 680 AM

Accesso de Usuarios
Ultimo momento
Google
 
Portada (Inicio)
Contáctenos

Fundación Banco de Ojos - Fernando Oca Del Valle
Laboratorios OFELL S.A. - Bienestar Natural

En conjunto, el aparato respiratorio está compuesto por la nariz, fosas nasales, laringe, tráquea, pulmones, corazón y diafragma

El aparato respiratorio

Nuestro cuerpo no puede prescindir del oxígeno, por lo que respirar día y noche, con el fin de que el aire entre y salga de los pulmones.

La velocidad y profundidad de la respiración es algo relativo, que controlan los procesos involuntarios desde el tronco cerebral. Es automático e involuntario.

El proceso de respiración consiste en transportar el aire a los pulmones para que la sangre se oxigene y purifique, para luego echar el anhídrido carbónico del cuerpo.

Cada vez que respiras se producen dos movimientos: inspiración y espiración; es decir, entra y sale el aire.

Los pulmones son los órganos de la respiración donde se produce la hematosis, que es proceso durante el cual los glóbulos rojos absorben oxígeno y se liberan del anhídrido carbónico. Están situados en la caja toráxico, entre las costillas, a ambos lados del corazón, separados por el mediastino, llamado así por unir y estar en el espacio entre cada uno de ellos.

Son uno de los órganos más grandes de nuestro cuerpo. Su función esencial, compartida con el sistema circulatorio, es la distribución de oxígeno y el intercambio de gases. Tienen la capacidad de aumentar de tamaño cada vez que inspiras y de volver a su tamaño normal cuando el aire es expulsado.

El pulmón derecho es más grande que el izquierdo. Es porque está dividido en tres lóbulos -superior, medio e inferior- y el izquierdo solamente en dos - superior e inferior. Cada uno de los lóbulos se divide en un gran número de lobulillos, en cada uno de los cuales irá a parar un bronquiolo, que a su vez se divide en unas cavidades llamadas vesículas pulmonares; estas forman otras cavidades llamadas alvéolos.

Rodean los pulmones, las pleuras, así está recubierto por una membrana serosa que presenta dos hojas, una que se adhiere a los pulmones, llamada pleura visceral, y otra que tapiza el interior de la cavidad torácica, denominada pleura parietal.

Las dos capas se encuentran en contacto, deslizándose una sobre otra cuando tus pulmones se dilatan o contraen. Entre ellas se encuentra la cavidad pleural, que se encarga de almacenar una pequeña cantidad de líquido, cumpliendo una función lubricadora.

Contáctenos:
Portal Paraguayo de Noticias – PPN

Asunción – Paraguay
© 2017 - Reservados todos los derechos de Propiedad Intelectual.